La certificación verde garantiza la sostenibilidad

La eficiencia energética es un indicador fundamental de una edificación sostenible.

Alcanzar una certificación para edificaciones verdes es un proceso complejo, en el que hay que documentarlo todo cumpliendo los estándares de la empresa certificadora seleccionada.

El registro exhaustivo se inicia con el diseño y continúa con la construcción. Ya terminado, el edificio debe ser amigable con el ambiente, al ser capaz de producir ahorros significativos y cuantificables en el uso de recursos como el agua y la energía, con lo que se reducirá su huella de carbono.

Las empresas certificadoras toman en cuenta que la edificación esté localizada en una zona de fácil acceso, que durante la construcciónse prevenga o reduzca la polución, que su construcción contemple la utilización de material reciclado, que la pintura no produzca emisiones contaminantes, que proteja o restaure el hábitat, y que disponga de estacionamientos para transporte alternativo, como bicicletas, cuyo uso no produce emisiones de dióxido de carbono (CO2).

También, que su diseño contemple la reducción en el uso de aires acondicionados -y que los que se utilicen sean eficientes-, que su diseño optimice la luz natural; que instale sistemas para la eficiencia energética, que se produzcan ahorros de agua con el uso de tecnología eficiente y que cuente con sistemas para su reciclaje.

Una de las certificadoras más conocidas es el Consejo de Construcciones Verdes de Estados Unidos (United States Green Building Council – USGBC), que utiliza el estándar LEED (Leadership in Energy and Environmental Desing ñLiderazgo en Energía y Diseño Ambiental). El arquitecto Neiquel Filpo, gerente de Arquitectura de la empresa de bienes raíces comerciales Landmark Realty Corp., -miembro del USGBC desde 2008 y cuyo personal de arquitectura está acreditado ante ésta-, ha informado que tienen a su cargo la construcción de la plaza comercial Ágora Mall cumpliendo con los renglones del estándar LEED relacionados con sitio sostenible y eficiencia de agua y energía, lo que la colocaría como la primera en su género en alcanzar esta certificación en el país. La meta es alcanzar el nivel intermedio Silver.

Indicadores verdes
Filpo define un edificio verde como aquel que utiliza la menor cantidad de recursos de la naturaleza, que en su construcción haya reducido las emisiones contaminantes y cuya operación garantice una mejor calidad de vida en lo que respecta al aire, confort térmico, luz natural y elementos visuales.

Indica que el proceso de certificación tiene dos etapas: el diseño arquitectónico y la construcción, en las cuales “hay que documentarlo, tabularlo y registrarlo todo mediante planos, videos, fotos y narrativas, a fin de demostrar el cumplimiento de los estándares establecidos”.

Por ejemplo, se documenta que los camiones que transportan el material extraído de la excavación estén cubiertos con lona para que no ensucien las calles ni generen polvo. “Si en el proceso de construir estamos contaminando no tiene sentido”,  asevera.

Otro renglón relevante es la cantidad de componentes reciclados que tienen los materiales de construcción: “El acero y el concreto, que son los materiales de mayor uso en una edificación, tienen unos estándares internacionales de componentes reciclados y eso se toma en cuenta a la hora de hacer la certificación. También hemos decidido utilizar divisiones y paredes que son ligeras, tipo drywall (paneles de yeso), que contienen hasta un 90 por ciento de material reciclado; el piso tiene un componente de material reciclado y las puertas metálicas, las luminarias y barandas las hemos seleccionado que tengan mayores componentes reciclados, para cumplir con la certificación”.

Otro aspecto que documentan es que los tipos de pintura y sellantes utilizados no despidan compuestos orgánicos volátiles. “La pintura no solo emite esos componentes durante el proceso de pintado, sino durante toda la vida útil de la pintura. Lo mismo pasa con los pegamentos que se utilizan, por ejemplo, para la parte sanitaria, el mobiliario y las alfombras. Hay muchos elementos que son verdes no porque sean reciclados, sino porque no son tóxicos en el momento de la aplicación ni durante su vida útil”, precisa Filpo.

Respecto a las alfombras que instalarán en cada una de las entradas del edificio, refiere que tendrán la capacidad de filtrar el 80 por ciento del sucio que se transporta en los zapatos.

Eficiencia energética  y de agua
El arquitecto Filpo indica que la cantidad de luz natural que penetra a una edificación también es un elemento importante puesto que influye en el confort humano: “En Estados Unidos hay estadísticas que demuestran que los centros comerciales que tienen más luz natural venden más por metro cuadrado que los que no tienen luz natural, porque la gente está más despierta, más activa, es más propensa a comprar y se siente mejor”.

En ese tenor dijo que la plaza comercial tendrá casi 3,000 metros cuadrados de techos translúcidos, que al tiempo de permitir la entrada de luz natural durante el día en las áreas comunes, como pasillos y zonas de servicio, bloquearán totalmente los rayos ultravioletas y mantendrán el sistema térmico. Con relación a la iluminación artificial, dijo que utilizarán luminarias de bajo consumo y luces fluorescentes.

Estima que por concepto de eficiencia energética se producirán ahorros que oscilarán entre un 18 y un 20 por ciento, cálculos que han sido estimados en comparado con un edificio convencional de características y dimensión similares.

Refiere que otro componente que están documentando para la certificación verde es la utilización de aires acondicionados que inyecten mayor cantidad de aire fresco que los tradicionales, “a fin de mantener niveles saludables de dióxido de carbono en el aire interno. Además, tendrá un sistema especial que hace que el aire frío que sale se mezcle con el aire caliente que entra, para que no haya que gastar tanta energía en enfriarlo”.

En lo que se refiere al uso de agua, tienen la meta de alcanzar un 35 por ciento de ahorros con referencia a una edificación similar que no tenga la certificación verde. A esos fines, colocan grifos con sensores y en los inodoros y urinales instalan fluxómetros -un mecanismo para la descarga que consume menos agua-. Además, reutilizarán el agua producto de la condensación de los aires acondicionados e instalarán una planta de aguas servidas, a fin de tratarlas con luz ultravioleta antes de devolverla al subsuelo a través de los filtrantes. Indica que los diseños de los sistemas eléctrico e hidráulico responden a los estándares LEED y que estuvieron a cargo de empresas estadounidenses.

Para la certificación también documentan la ubicación de la plaza, puesto que está localizada en una zona completamente urbanizada, por lo que no estarán impactando negativamente algún ecosistema.

RENTABILIDAD Y EDIFICACIONES VERDES
La disposición de construir de forma sostenible evidencia no solo el grado de responsabilidad social y el compromiso con el cuidado del ambiente de quienes toman esa decisión, sino que revela su visión empresarial. Los beneficios de las edificaciones verdes van más allá de un mayor confort humano. También se traducen en rentabilidad.

El arquitecto Neiquel Filpo refiere que si bien algunos de los componentes que se utilizan en las construcciones sostenibles resultan más costosos que los de una edificación convencional, elevando la inversión global entre un 5 y un 8 por ciento, asegura que esa sobreinversión se recupera desde el primer mes de la operación, a través de los ahorros que se verifican en las facturas de energía y agua.

Los cálculos hechos para el caso de la plaza Ágora Mall indican que ese retorno se experimentará en un lapso de dos años, tiempo que estima bastante razonable tomando en cuenta el nivel de la inversión.

Respecto a la selección del estándar LEED, argumenta que se acogieron a este por ser el más extendido a nivel mundial y por las relaciones comerciales que mantiene el país con Estados Unidos, por lo que muchos productos de construcción ya vienen con esas normativas.

Filpo revela que al momento de contactar a los contratistas se dieron cuenta de que algunos no tenían experiencia en edificaciones sostenibles ambientalmente, por lo que el proyecto se convirtió en un aprendizaje y una experiencia novedosa y enriquecedora para ellos.

Los trabajos los iniciaron a finales de 2009 y proyectan terminarlos en el segundo trimestre de 2012. “Ahora estamos en un proceso de pre certificación. Vamos a tratar de lograr la certificación en los primeros meses de 2012 o esperar la apertura. Estamos dando los toques finales de ese proceso”, concluye Filpo.

Source / Fuente: www.listindiario.com.do

Author / Autor: Solange de la Cruz Matos 

Date / Fecha: 21/11/11

Visit our Facebook / Visite nuestro Facebook:

Visit our YouTube channel / Visite nuestro canal de YouTube:

www.youtube.com/user/Canal100SD

www.100-SD.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s