De microempresa a transnacional

De microempresa a transnacional
Ha facturado más de 1,400 millones de dólares en 2011 y desde que inició sus operaciones en su microempresa en el patio de su casa, ha logrado conquistar el mercado  hasta tener en la actualidad negocios en 20 países. Su consejo para los emprendedores es reinvertir todo desde el inicio, y “conectarte emocionalmente con tu sueño. Luego llega todo sin que te des cuenta”. Quien dice estas frases es nada menos queAngel Añaños, presidente de la ahora empresa transnacional Ajegroup.

Responsabilidad social empresarial (RSE) es una forma ética de gestión que incluye a los accionistas o inversionistas, colaboradores y sus familias, comunidad, clientes, proveedores, medio ambiente y gobierno alrededor de la empresa, para lograr el desarrollo sostenible. Este factor ayuda a la empresa a tomar conciencia de su rol en el desarrollo del país,  como agente de cambio para mejorar la calidad de vida y la competitividad.

No estamos hablando solamente de una cartera de negocios exitosos. La diferencia es que se trata de una nueva forma de “hacer empresa haciendo el bien” como dice el lema de la Fundación Eduardo y Mirtha Añaños, que es la fuente de inspiración doctrinaria  de las empresas de este grupo de  empresarios peruanos que han logrado combinar los niveles más altos en sus negocios mientras hacen labor social que beneficia a miles  de personas de la comunidad. Estamos hablando de responsabilidad social empresarial.

Su concepto de empresa considera que lo principal es la motivación y la capacitación para el emprendimiento. Motivar a los futuros beneficiarios, hacerles saber que existe un motivo sólido que será el premio a su esfuerzo. Piensa que  si no se garantiza a los emprendedores que sus negocios crezcan y sus condiciones de vida mejorarán, será poco probable que decidan capacitarse e invertir tiempo en ampliar sus conocimientos en temas de gestión y planificación estratégica. Es una de las llaves de éxito empresarial.

El libro de la Fundación valoriza el fomento de la producción local y la autosuficiencia.  Dice que  “tiene la mira en la implementación de proyectos de mediano y largo plazo que permitan a las empresas nacionales generar valor interno, (…) utilizando tierras que, en muchos casos, estaban abandonadas. De esta manera, estas empresas pueden mejorar en términos de productividad y rentabilidad, al mismo tiempo que reducen la dependencia de la importación”.

La ayuda social es parte medular de los valores de la visión de la empresaSe trata de una cultura organizacional basada en valores humanos y sociales. Expresan que “ni la Fundación ni AJE se valen de ella como parte de su estrategia publicitaria; no se gasta dinero en anuncios de este tipo”. Busca que los beneficiarios sientan que cuentan con una organización que confía en ellos y en sus capacidades.

Esto es una verdadera lección de dirección estratégica de empresas. Muchas veces los pequeños empresarios dedican sus esfuerzos a constituir una empresa y en recuperar  cuanto antes el capital inicial invertido. No les importa el desarrollo de programas de responsabilidad social que en realidad no es un gasto sino una inversión social. En el largo plazo ayuda a consolidar los valores de su negocio. Se consolida su reputación como una empresa amigable. Son llaves del éxito que los emprendedores deben aprender a manejar.

Astrid Cornejo directora de Relaciones Interinstitucionales de Perú 2021, aconseja adoptar valores y principios para la empresa de éxito: ser coherente entre el discurso y la práctica, preocuparse por la salud, seguridad e higiene. Capacitarse, informar y promover las buenas prácticas entre sus empleados, ser amigable con el ambiente y ejecutar prácticas que aseguren el desempeño sostenible.

La también docente de la universidad San Martín de Porrasrecomienda incentivar las relaciones con sus proveedores, generar el diálogo, ser transparente y puntual con los contratos pactados, fidelizar a sus clientes y consumidores. Piensa que una  empresa socialmente responsable ofrece calidad en todo el proceso de venta, pone énfasis en la  formalidad. (…) cumplir con todas las regulaciones legales y el pago de impuestos y reconocer a su comunidad, identificando y desarrollando un programa de apoyo y ayuda social, para aumentar su reputación corporativa.

En estos días de otoño limeño, el empresario ayacuchano Ángel Añaños busca motivar a los pequeños empresarios en un taller denominado “Las 13 Llaves del Éxito”, Uno de sus objetivos de su misión empresarial es  difundir la filosofía del éxito pues “la vaca se tiene que acordar cuando fue ternera”. El ejecutivo de Aje  estudió Ingeniería Química en la universidad San Cristóbal de Huamanga y  posteriormente hizo una maestría en administración. Su reto actual es convertir a Aje en una de las veinte empresas más grandes del mundo.

Source / Fuente: generaccion.com

Author / Autor:  LIc. César Sánchez Olivencia.

Date / Fecha: 18/06/12

Visit our Facebook / Visite nuestro Facebook:

Visit our YouTube channel / Visite nuestro canal de YouTube:

www.youtube.com/user/Canal100SD

www.100-SD.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s