Las antiguas industrias luchan por su supervivencia

las antiguas luchasLas antiguas industrias como la minería del carbón, las centrales térmicas de carbón, las siderurgias y las plantas químicas contribuyen en gran medida a la contaminación, pero también proporcionan trabajo a mucha gente.

Los propietarios y los directivos de esas industrias temen la presión para limpiar el medio ambiente, porque comprar o convertir a las nuevas tecnologías será caro a corto plazo, con la posible pérdida de puestos de trabajo.

En la generación de la electricidad, la combustión del carbón, en vez de gas, produce un 30% más de dióxido de carbono para generar la misma cantidad de energía. En el Reino Unido, en la década de 1990, muchas centrales térmicas de carbón cerraron, y fueron reemplazadas por centrales de gas, más eficientes. El resultado fue una reducción instantánea del dióxido de carbonos alrededor del -10% de todas las emisiones del Reino Unido. También se redujo la lluvia acida, porque el gas no contiene azufre. Sin embargo, muchos mineros y trabajadores de las centrales perdieron supuesto de trabajo. Las centrales de gas requieren menos trabajadores. En losEstados Unidos y en Australia, las industrias del carbón, temiendo correr la misma suerte que las empresas europeas, se han opuesto con dureza a las medidas contra el calentamiento global en sus propios países.

No obstante, las reglamentaciones gubernativas dirigidas a conseguir un aire más limpio están haciendo que las empresas adopten nuevas tecnologías o hagan frente a los gastos de instalación de filtros en las centrales eléctricas. También pueden verse obligadas a pagar más impuestos por contaminar. Si las presiones para reducir las emisiones de gases de calentamiento global continúan, tendránque cambiar sectores enteros de la economía y algunos desaparecerán.

Los conductores quieren combustible barato

Es difícil que los particulares acepten los cambios, aunque deseen un medio ambiente limpio. En los Estados Unidos, los automovilistas pueden comprar combustible por la cuarta parte del precio que se paga en el Reino Unido. En consecuencia, aunque la mayoría de los automóviles estadounidenses sean más grandes que los europeos y consuman más combustible, es más barato conducir allí. Los políticos han sido reacios a modificar esta situación. Unos mayores impuestos sobre el combustible fomentarían los coches más pequeños, reducirían el uso del automóvil y, por tanto, la contaminación. No obstante, esas medidas serían impopulares para muchos votantes, en parte porque a la gente le gusta conducir y en parte porque, en algunos países, el transporte público no es bueno.

De modo parecido, el transporte aéreo es responsable de un porcentaje cada vez mayor de las emisiones mundiales de dióxido de carbonoaunque, en la actualidad, el combustible de aviación no está gravado con impuestos.

aeropuertosEsto se debe a que muchos gobiernos quieren apoyar la industria aeronáutica, ya queconsideran que el transporte aéreo y el desarrollo aeroportuario son buenos para la inversión empresarial y la economía.

 

Source / Fuente: creadess.org

Author / Autor: creadess.org

Date / Fecha: 24/09/12

Visit our Facebook / Visite nuestro Facebook:

Visit our YouTube channel / Visite nuestro canal de YouTube:

www.youtube.com/user/Canal100SD

www.100-SD.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s