El ecoturismo es algo más que naturaleza y espacios protegidos

ecoturismo

El ecoturismo, más que un segmento turístico en sí mismo, se puede considerar como un elemento transversal a otros tipos de productos turísticos. Conlleva una serie de cuestiones que, bien analizadas, son aplicables desde varias perspectivas. Conviene no caer en el error de asociarlo únicamente con dos dimensiones que parecen subyacer en el concepto: naturaleza y espacio protegido. En este sentido, se tiende a pensar y hacer creer que para practicar ecoturismo hay que estar en pleno contacto con la naturaleza y, a ser posible, en un área protegida. Esta idea se fomenta muchas veces no sólo desde la óptica de un tipo de viajero poco informado o insensibilizado, sino también por parte de interesadas propuestas de la oferta, que ahondan en la confusión.

 

El ecoturismo no es sólo una forma de empaquetar un producto, una fórmula de vender algo, sino que además comporta y conlleva un modelo de gestión y toda una filosofía de viaje. Es evidente que  puede incidir en viajar o visitar en muchos casos áreas que destacan por su naturaleza, desarrollando actividades que tienden hacia una práctica turística ambientalmente responsable, pero esto es algo que no se puede limitar al grado de protección de ese espacio. Incluso, si nos ponemos muy puristas, no resulta del todo adecuado utilizar el término espacio natural, ya que este hace referencia a lugares que no han sido alterados por la mano del hombre y, en esta dimensión, entra en juego mi segunda reflexión.

El ecoturismo no sólo incide en poder disfrutar, apreciar u observar el paisaje, la flora, la fauna o los atractivos naturales de un lugar, sino también cualquier tipo de manifestación cultural, etnográfica o social presente o pasada, que influya o no ese espacio. Nos guste o no, los paisajes y los entornos en los que vivimos están, en su mayoría, antropizados. La huella del hombre está presente en ellos, pero eso no tiene que representar per se algo negativo. Durante siglos, el hombre ha vivido en perfecto equilibrio con la naturaleza y los recursos, sabiendo respetar los procesos ecológicos e interiorizando la conservación del medio y el entorno como una vía de subsistencia.

Poner en valor todo eso debe ser parte fundamental del concepto ligado a la práctica del ecoturismo. Y eso conlleva que se pueda estar en un área protegida o no. Incluso estar en pleno contacto con la naturaleza, como también estar en un área más o menos habitada, incluso urbana si eso conlleva observar y entender determinados procesos que se han dado en espacios naturales antropizados. Tampoco se puede olvidar una necesaria dimensión económica… y es que no me imagino una propuesta de ecoturismo que no tenga en cuenta fomentar en general la economía local del lugar, redistribuir los beneficios entre proveedores locales y en aportar parte de esos beneficios en la conservación y regeneración de los atractivos naturales, culturales o etnográficos que estén en el centro de la propuesta ecoturística.

Source / Fuente: ecotumismo.org

Author / Autor: ecotumismo.org

 Date / Fecha:2/06/13

Visit our Facebook / Visite nuestro Facebook:

Visit our YouTube channel / Visite nuestro canal de YouTube:

www.youtube.com/user/Canal100SD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s